Jorge Vargas nació en Buenos Aires, Argentina el 16 de enero de 1976, para ser hijo de padres uruguayos como también el menor de cuatro hermanos. A los seis meses de estar en este plano, estuvo a un paso de morir por una severa pulmonía, sobrevivió gracias a la determinación de su madre quien le dio nuevamente la vida en el acto de retirarlo a la fuerza del hospital donde estaba.

En su período de infancia, Jorge se presentó ante el mundo con suma reserva y timidez, con variadas afecciones respiratorias impidiéndole tener una vida como un niño común y normal. En lugar de esto, pasaba sus días en el silencio y en la introspección, escuchando un permanente dictado de sus maestros elevados. Aun así, pudo explorar la naturaleza desde la simpleza de la fauna y flora que podía dar un barrio de Buenos Aires en los 80´.

Era canal desde niño, como todo niño lo es de forma inconsciente; a Jorge no le gustaba la idea de ser diferente, quería pertenecer al círculo de lo normal… ese niño al ver que era llevado reiteradas veces al neurólogo para poder entender que le sucedía por estar más dentro de él que en el mundo y entre los intentos de sus padres por llevarlo a la normalidad fue medicado, así sistemáticamente su canal se cerró.

Desde pequeño Jorge ha contado historias, expresándolas en escrituras, creando durante toda su vida cuentos, novelas, guiones de teatro y cine entre otros formatos, tratando de traer la magia al que lo pudiera leer. Su inquietud por mostrar lo que veía le hizo conocer el arte en varias expresiones aparte de la escritura, como ser lo escénico, lo audiovisual y la plástica.

En los años de la adolescencia Jorge sabía que tenía que encontrarse para poder ser, así, comenzando a viajar preparó su mente para poder desplegar sus alas, el “ir” fue su mejor escuela la cual le mostraría la inmensidad de las opciones que da la vida; Brasil, Estados Unidos, España y gran parte de la Argentina fueron algunos lugares que le dieron plataforma de aprendizaje. Muchas ciudades y pueblos, trabajos, relaciones y caminos generaron en él una gran empatía que le ha permitido descubrir herramientas innatas para llegar a las personas y entenderlas en segundos.

Caminar es su metodología de aceptar y aprender, así lo ha hecho siempre, yéndose de mochilero y sin compañía humana en varias oportunidades, adentrándose en la naturaleza para meditar y conectar con la creación en el silencio del universo.

Durante la adultez y tras duras y reveladoras pruebas personales, Jorge volvió a conectar con su Ser como con su guía de cabecera, su ángel, desde ese momento y hace años, es canal consciente.

Se fue formando en algunas terapias holísticas, buscando su cualidad de herramienta de sanación, hasta llegar a entender que su capacidad de dar y ayudar era a través del vuelco de consciencia a quienes aun no pueden percibir el funcionamiento de la mente de manera despierta. Jorge entendió que desde pequeño había asistido a las personas siendo un buen consejero y recipiente de confianza, toda su vida ha sido referente de desahogo de sus semejantes permitiéndole así, ser herramienta de consciencia y amor.

En los últimos años unió tres cualidades que lo acompañaron toda la vida, como ser la pintura, la escritura y la de ser canal, así fue canalizando cientos de seres de luz, tales como los ángeles y maestros de diferentes dimensiones, plasmándolos en lienzos generando así portales de conexión para las personas de todas partes del mundo, logrando resultados maravillosos que las palabras no pueden expresar.

RESPIRA es su primer libro motivacional y canalizado que ha salido a la luz en el 2016 y que con gran éxito ha llegado a la gente de América y Europa. A principio de ese mismo año, Jorge comenzó a recibir instrucciones claras y abundantes de parte de sus guías sobre un método de sanación, poco a poco y durante más de un año fue canalizando lo que hoy es ARBOR. Para esto tuvo que prepararse en prácticas como la Hipnosis, Física Cuántica, Metafísica y Alquimia, para concluir con un retiro en soledad en el desierto durante varios días.

Al regreso y ya con la información necesaria, Jorge Vargas presenta en sociedad al Método Arbor en sus diferentes expresiones y finalidades.

Hace más de 15 años que trabaja como canal activo y consciente, honrado esta que cientos de personas hayan requerido de su función, desde terapia, escrituras, pinturas y la palabra ha canalizado mensajes para los que lo necesitaban.
Después de tantos años Jorge entendió, que también tenía que transmitir la forma de despertar el don de ser canal en ti, lo tienes, solo está dormido.
Así tras canalización nació la técnica que se nombró “7 Pasos para Ser Canal Universal” con la cual puedes comenzar de manera práctica y firme a transitar este camino de sublimes y mágicos momentos.

Hoy Jorge dedica su vida a estas herramientas y a seguir acercando el conocimiento de los seres de luz, desde las artes y la palabra a las personas para una mejor evolución y disfrute de esta vida.

 

Actividad posible para entre semana de Jorge:

 

 

Método Arbor

A la Terapia ARBOR se le define como una herramienta de transformación, la cual interacciona con energía asistida en otros planos, llevando al voluntario a un estado de relajación óptima, para así comenzar el proceso alquímico de limpieza de las creencias basadas en el miedo.

ARBOR, tiene una serie de principios y finalidades que hacen efecto en el voluntario de forma sutil y duradera, con sus principales focos de transformación en creencias como por ejemplo el de la muerte, el amor y la energía del amor, como también en la magia y su real aplicación, además, se concentra en el amor a uno mismo de una manera realmente efectiva, pues cualquier creencia de no amor a uno tiene orígenes falsos, a través de este método se llega al descubrimiento de donde nacen esas creencias para luego evolucionarlas.

La terapia también está basada en conceptos muy antiguos que nacen de diferentes orígenes, tales como la metafísica, la alquimia y la física cuántica. Se lleva al voluntario a un estado alterado de la conciencia también conocido como trance o estado hipnótico, se sitúa entre el consciente y el inconsciente, en un punto medio llamado subconsciente o deconsciente, se trata de una relajación absoluta, la cual mediante la asistencia de mis guías y los de la persona, se le lleva con la energía del amor a los estados vivenciales para así modificar esos patrones de creencias que bloquean a la persona, creencias que les impide vivir una vida consciente de quién es y lo que puede hacer.

ARBOR desmitifica la creencia social de la muerte y revierte esa sensación de miedo a una sensación de amor hacia el proceso de la vida y sus etapas naturales como lo es el nacimiento y la misma muerte, en esta asimilación se aprende a soltar a los seres amados que ya han partido en un proceso de profundo amor y curación. Esta terapia puntualiza en el perdón hacia uno mismo y a su entorno liberando al voluntario de viejas cargas. También reprograma a la persona para que tenga consciencia permanente de que es cuerpo renovando la salud de sus células, que es mente para llegar a una armonía con la misma y que trabaje a favor del Ser y que es energía, más allá de lo que se entiende como tal, entendiendo entonces que luego de partir de este plano, nada se divide, que no se pierde nada, sino que se unifica al todo.

Versión corta de definición de ARBOR

ARBOR es una herramienta de transformación alquímica que convierte a las creencias toxicas implantadas en verdades del ser, basadas en la energía del amor, generando elevación de esta en el individuo, como también el entendimiento y perdida del miedo a la muerte entre otras cosas.

 

Sesión  ARBOR

La terapia ARBOR consiste en una sola y única sesión presencial la cual dura entre 2 y 4 horas en la que se te llevará a la relajación profunda de cuerpo, mente y energía a través de la respiración, mi voz y guía de nuestros maestros y guías.

Una vez en este estado de total tranquilidad y amor se pasará a recorrer distintas instancias de tu vida y también de vidas pasadas si es necesario, en este recorrido buscaremos momentos puntuales que necesites, los cuales trabajaremos a través de anclajes y asistencia de nuestros guías, así revertiremos generando un reprogramación.

Se trabajará en temas concretos y se hará hincapié en conceptos como la muerte, el amor, el perdón a uno mismo y como también con las células de nuestro cuerpo.